ESCRIBI SOBRE LA OBRA DE TEATRO “EL LOCO Y LA CAMISA”

 Este es un trabajo que he realizado  sobre esta excelente obra. y deseo transmitirlo aqui, por todo lo que me han transmitido a mi. Y quiero agradecer a todos los que en ella trabajan por la profunda entrega que realizan cada función.  Están en el teatro: “El Camarín de las Musas”.

EL LOCO Y LA CAMISA”:

O el poder: del acontecimiento poético en convivio y el de transmitir emociones y sensaciones que nos transformen.

“ Toda mirada es intercambio de miradas” .

Dramaturgia y dirección: Nelson Valente

Actores: Julián Paz Fiqueira, Soledad Bautista, José pablo Suárez, Ricardo Larrama, Lide Uranga, Gabriel Beck.

Dice Tarkovski en el texto: “ Esculpir en el tiempo”: “El arte se dirige a todos, con la esperanza de despertar una impresión que ante todo sea sentida, de desencadenar una conmoción emocional y que sea aceptada. El arte no quiere proponer inexorables argumentos racionales a las personas, sino transmitirles una energía espiritual”.

En la página de internet: YOUTUBE pude apreciar los videos que figuran allí acerca de la Filosofía del teatro; son varios capítulos del profesor Jorge Dubatti.

Allí me encontré con ciertas frases que me interesaron por su relación con esta obra:

” el espectador puede ver lo que la estructura del lenguaje le permite ver”: especialmente porque el tema del ver es, para mi, una de las esencias del Loco y la Camisa.

“el teatro como encuentro de los cuerpos en el espacio y en el tiempo”: el espectador se encuentra con ese acontecimiento en convivio, con todos aquellos que trabajan para esa obra y algo pasa en el cuerpo del actor y también en el del espectador. Uno sale transformado.

y además dice que no alcanza con hablar de representación y presentación, sino que toma de Kartún:  “ hace falta la sensación”.

Ésta obra, “el loco y la camisa” provocó en mí esta conmoción emocional y me transmitió una energía espiritual que, al otro día de verla, al despertarme, tuve la imperiosa necesidad de escribir, como una forma, diría, de hacer catarsis, de desahogo.

En el texto: “ LENGUAJE Y SILENCIO” de George Steiner ( pag. 14): ¿ de qué modo repercute este conocimiento en la literatura y la sociedad, en la perspectiva casi axiomática desde la época de Platón a la de Matthew Arnold, de que la CULTURA ES UNA FUERZA HUMANIZADORA, de que las energías del espíritu son transferibles a las de la conducta?  (las mayúsculas son las que puse para destacar este punto)

Esta obra, para mí ,representa un clásico y para explicarlo voy a ir siguiendo a Italo Calvino, en su obra ¿porqué leer los clásicos?. Me referiré a ver obras de teatro que representen un clásico. Tomaré alguna de sus definiciones.

Un clásico es aquel del que se puede oír decir  “estoy releyendo y nunca “estoy leyendo”; en teatro sería estoy reviendo y no estoy viendo. En mi caso vi la obra en tres oportunidades. Y volveré con los jóvenes de mi familia.

Son obras que” constituyen una riqueza para quien las ha visto y amado”, parafraseando a Calvino. Son obras que” ejercen una influencia particular, ya sea cuando se imponen por inolvidables, ya sea cuando se esconden en los pliegues de la memoria mimetizándose con el inconciente colectivo o individual “.

Ver nuevamente un clásico” es una lectura de descubrimiento como la primera”.

“los clásicos son esas obras que nos llegan trayendo impresa la huella de las lecturas que han precedido y tras de sí la huella que han dejado en la cultura o en las culturas que han atravesado ( en el lenguaje o en las costumbres).

“ cuánto más uno cree conocerlos de oídos, tanto más nuevos, inesperados, inéditos resultan al leerlos de verdad” .Verlos en teatro

Persiste como ruido de fondo incluso allí donde la actualidad más incomprensible se impone”

La primera sensación que tuve al ingresar a la sala del teatro fue de cierta sorpresa al observar cómo estaban dispuestas las butacas, rodeando y cerrando el espacio del escenario. A partir de allí, uno comienza a imaginar una suerte de encierro habitando este mundo que sería presentado ante nosotros .

Comienza la función, la aparición de la incomunicación. Me da una sensación de incomodidad, me molesta, me resulta violento.

George Steiner habla, en el mismo texto citado, de la coexistencia e interacción entre el humanismo, la idea de comunicación y las formas actuales de la historia. Y se plantea” la necesidad de enfocar seriamente el complejo milagro de la supervivencia del gran arte”, y agregaría gracias a la solución que le dan aquellos que trabajan en él.

Jorge Dubatti habló en la Escuela de Espectadores acerca de la importancia para nosotros, los espectadores, de armar una teoría de valores, una axiología. Pensando en esto, el valor de la comunicación en los vínculos afectivos que se establecen entre los miembros de ésta familia, con los que nos encontramos en este espacio, están demasiado alterados. Se pone en cuestión el valor de la libertad y la dignidad del ser humano. No se crea un ambiente facilitador de estos valores tan importantes. No se ven, no se escuchan, no se aceptan como individuos autónomos.

El gran acontecimiento que se va a producir en la obra es la llegada del novio de Pilar a la casa. Es la presentación formal y “es de zona norte”.

Vemos un padre que ejerce un control omnipotente sobre su mujer y sus hijos, es violento, golpeador, pero al mismo tiempo, se muestra sumiso y agradable frente al novio de su hija.

Una madre sometida a quien vemos cansada, sentimos su agobio, lo percibimos. Ella manifiesta haber dejado sus propios intereses en función de su familia, su vocación de docente se ve frustrada.

Es quien establece un vínculo muy estrecho, dependiente, incondicional con el hijo varón.

La hija parece buscar una salida a esta situación de encierro familiar con la aparición de un noviazgo formal. Ella ve en esto una posibilidad. La teoría cuántica dice que no hay certidumbres, sino que hay posibilidades.

Pero ¿podrá ser realmente una salida de este encierro, que es lo que predomina en las relaciones que se dan en esta familia, de la manera como funcionan y se relacionan? ¿tendrán posibilidades de salida de esta invasión al otro, especialmente la que se produce empezando por los adultos, los supuestos padres y desde el tipo de personalidad del novio?.

El hijo, Beto, el “loco”, el que no se calla y nos hace escuchar a través de su voz: lo que nadie quiere escuchar ni saber en esa familia. Muestra lo que se esfuerzan en mantener oculto y es el que busca advertir, a su madre y a su hermana acerca del padre y el novio. Advertir en contra de estas figuras, que aparecen como los demonios, mientras que a la hermana le dice que es un ángel. Y supongo que a su madre también la considera un ángel. Por momentos: ángeles o demonios . En otros ángeles y demonios.

Es el teatro de la percepción, y ésta no es algo fijo, sino que es muy personal.

Es un teatro que denuncia, que trae la ausencia de la mirada del otro.  Una ceguera generalizada en la familia.

En todos se ve el rechazo. En algún personaje se trata de lo que se ve a través de la mirada del otro. El novio entra a la casa y mira a su alrededor casi diría con asco. Pilar lo ve y ve en sus ojos ese mismo rechazo que  ya conoce.

Se supone que es un tiempo de encuentro con un personaje nuevo en la familia: el novio. Pero es nuevo?  No me parece. Es un viejo personaje conocido.

Mi encuentro en este espacio es con personajes que no tienen su espacio. Se apropian unos de otros. No hay encuentro, es tiempo de desencuentro. Es necesario huir de una realidad que asfixia. No se puede respirar ese aire, falta el aire. Mi sensación es UF! Que pesado este ambiente!!! Y lo noto mucho en las miradas, la del novio como fiera, con odio y con desprecio. Igual a la del padre. También la mirada como” vacía o ausente de sentido”. La de Pilar, que entendemos a través de lo que le expresa a su novio cuando ingresa en ese ámbito, algo así como:” miro al mundo a través de tus ojos, y miro mi casa a través de tus ojos y no me gusta”. Me impacta profundamente ésta expresión. Un registro en su cuerpo de algo que ocurre en el otro, su novio, ese otro cuerpo que también va registrando mientras recorre el espacio. Algo se repite en ese instante, algo se recrea. Es la sensación de angustia que tiene la hija en ese momento, el miedo a perder lo que anhela, que es la salida de ese sitio. Pero ¿sabe ella si es realmente una salida? ¿ se lo puede plantear?. Una tormenta de sentimientos que yacen en el interior de cada ser. Ni ella ni su madre dan cuenta de esto. Si aparece en el hijo, cuando se manifiesta a través de tirarse violentamente al piso. A través de su cuerpo muestra como siente visceralmente lo que ocurre en ese instante.

Me interesa profundamente el tema de la mirada en esta obra.

Hacen como si : “ ojos que no ven, corazón que no siente”. Pero sé que no es así. Vuelvo a repetir: una tormenta de sentimientos anida en cada uno de ellos.

Dice Gilbert Durand, en su obra “Mitos y Sociedades. Introducción a la Mitodología”, del 2003: “A una mirada del significado, a las epistemologías del significado, que ya hemos examinado, le responde en la actualidad:una Estética. Toda mirada es intercambio de miradas”.( pag.154)

Para mi manera de ver, aquí, en este espacio, en esta familia, ese intercambio, como manifestación de algo propio, donde se da y se recibe en un acto conjunto enriquecedor, de crecimiento, no se produce, es lo que falla.

Hechizada la hija y hechizado el padre por éste, el novio, que: es de “zona norte”. Esto es una marca de calidad, parece un valor supremo. El salvador de esta hija, el príncipe que va a cumplir con los sueños irrealizados de aquellos que creen en él. Pero no todos lo hacen. La madre, lo vivencia desde su cansancio, su desesperanza, y el loco, al que el novio de su hermana no puede hechizar, tal vez por su misma condición de loco o porque simplemente ya tiene quien lo hechice. Tanto su madre como su hermana producen este efecto en él. La realidad es tan incierta en esa familia que hace que se miren sin verse. ¿Qué ves cuando me ves?

“Nadie sabe como es el espíritu de un enfermo mental, cada vida tiene valor”, es lo que contesta Sophie Scholl en la película: Sophie Scholl, los últimos días.”

Los ojos del novio son penetrantes, atemorizan, lo veo saboreando la presa, imaginando el deleite de lo que se viene, le veo la misma violencia que al padre.

Y la mirada de Beto, su percepción de lo que ocurre en determinados momentos. Llama mi atención cuando le dice a la hermana que le gustaría que tenga al lado de ella alguien que sea una persona, para no terminar como la madre.

Me pregunto que será para Beto ser una persona. Y para el resto?.

En el diccionario de Maria Moliner: “per” y la raíz de “sonare”, se lo emplea aquí como individuo, de la especie hombre. Ser humano, sujeto, alguien, subjetivo…

Para Pirandello importante es el sentimiento de identidad, quienes somos. Dice que a través del teatro podemos indagar la conducta  de los que participan.

¿cuál es la conducta de Beto? Beto denuncia. Como las voces del coro en la tragedia griega que denuncian, hablan de lo que está ocurriendo en otra escena, que no se manifiesta, que está latente. Cuando la conducta se manifiesta con indiferencia, no se puede sentir, ni pensar, ni amar.

A Sócrates lo mataron por querer hacer pensar. A Maimónides le quemaron los libros por querer hacer pensar.

Uno no puede irse de este tipo de obra con indiferencia, uno se emociona, siente profundamente. Mi sensación es de miedo ante esos cuerpos, esos seres que no pueden sentir con libertad.

El teatro es contemplar. Como lo piensa Jorge Dubatti: es un acontecimiento poético en convivio. Uno habilita zonas de lo humano: la emoción, la razón, la percepción sensorial, la memoria, asociaciones….” Una obra es un diálogo con el autor”. La actuación como una manera de dar amor, un acto de amor.

“En el teatro hay poiesis y hay metáfora” ( clases del profesor Dubatti)

Metáfora, (del griego): transporte.

Transporta ese acontecimiento que se produce durante el tiempo de duración del espectáculo. Transforma.

El loco y la camisa plantea una filosofía del ser, una ontología.

De esto habla Dubatti en sus textos sobre Filosofía del Teatro.

“ Formas de relacionar el teatro con el mundo del hombre, con el lenguaje, la metáfora, formas de pensar la entidad y la función del teatro y del artista”…” cada construcción simbólica impone su concepción del mundo y remite a un régimen de experiencia y la elaboración de una subjetividad”. ( “El teatro teatra” de Jorge Dubatti)

Nos preguntamos:¿ que nos propone la obra, que pretende ofrecer?

Una mirada , como espectadores, de la poética que se despliega ante nuestros ojos.

Nos conmueve, o sea MUEVE, moviliza, “ compartimos el pan”.

Vuelvo al principio:

“El arte, se dirige a todos, con la esperanza de despertar una impresión que ante todo sea sentida, de desencadenar una conmoción emocional y que sea aceptada. No quiere proponer inexorables argumentos racionales a las personas, sino transmitirles una energía espiritual”.

La posibilidad de mostrar disfuncionalidades , ya sea a través de un personaje o de una familia hace fluir  la vida, en esa forma de sacar a la luz. No hay certezas, ni tampoco funcionamientos ideales.

Teatro significa “contemplar”

Los artistas ven y transmiten. Están ahí, presencia viva.

Confío en este poder que tiene el teatro de transmitirnos y transformarnos.

HILDA ZYBERT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: